CONOCER TUS PUNTOS DÉBILES… ¡TE HARÁ FUERTE!



espejo2 Es un hecho: si sabes de qué pie cojeas podrás aprovechar mejor tus fortalezas, evitando dificultades. A diferencia de lo que se cree, está bien reconocer lo que nos falta. El clásico ejemplo de cómo transformar una supuesta debilidad en un punto fuerte para salir adelante es la historia bíblica del pequeño pastor David y cómo venció al enorme Goliat.
David se encontraba en clara desventaja frente a Goliat: era más pequeño, más débil y no sabía pelear, mientras que Goliat era el campeón de los filisteos, un guerrero temido.
El gigante tenía todas las de ganar frente al pastor.
Pero aquí viene la lección: David fue consciente de sus desventajas y eso lo hizo fuerte. En lugar de enfrentar a Goliat en una pelea cuerpo a cuerpo, donde perdería, decidió hacerlo a la distancia. Aprovechó su destreza y lanzó desde lejos una piedra a la cabeza de Goliat quien, lento y grande como era, no la pudo esquivar.
Ser consciente de tus puntos débiles te permite afrontarlos, mejorarlos y apoyarte en tus puntos fuertes. Incluso te permite desarrollar fortalezas para suplir lo que te falta. Por ejemplo, algunas personas con mala vista, mejoran su memoria: lo que escuchan, y no lo que leen, es lo que más recuerdan y eso les termina sirviendo porque le prestan más atención a los detalles.

Ya lo sabes, IDENTIFICA tus puntos débiles.
Aprovecha ese autodescubrimiento para evitar sus desventajas y desarrollar tus puntos fuertes.





0 comentarios: